En TikTok se ha viralizado la historia de un bebé que supuestamente murió luego de comer Takis Fuego, una botana popular picante.

A través de la red social, la usuaria @klaudycia_lavod compartió con sus seguidores que su novio, quien es médico, le contó cuando una familia llegó al hospital con un bebé de entre 4 y seis meses de edad que presentaba inflamación abdominal.

Como los doctores no podían identificar lo que le pasaba al menor, comenzaron a interrogar a la familia, comenzando con la madre, quien dijo que solo alimentaba a su hijo con leche materna y fórmula.

Posteriormente, la madre de familia comentó que en ocasiones dejaba al bebé con su abuela, por lo que decidieron preguntarle qué había ocurrido y dijo que solo le había dado un «takis» a su nieto.

La usuaria de TikTok dijo que como consecuencia de haberle dado Takis Fuego al bebé, éste estuvo una semana en terapia intensiva, intubado y sin posibilidad de ser sometido a una cirugía, por lo que murió.

Asimismo, mencionó que los médicos avisaron a las autoridades, sin embargo, no dieron seguimiento al caso.

¿Cuáles son los riesgos de comer Takis Fuego?

Una radiografía de esta botana realizada por el Poder del Consumidor de México señala que los Takis Fuego son un producto alto en calorías, grasas saturadas, sodio, colorantes y aditivos.

Además, contienen glutamato monosódico que ocasiona alteración en los umbrales de saciedad y promueven su consumo en exceso, así como colorantes sintéticos asociados a reacciones alérgicas.

En la radiografía también se informa que una bolsa de 62 gramos de este producto contiene 977 miligramos de sodio por porción, lo que cubre el 65.13% del sodio total recomendado para un niño o niña (1,500 mg) y el 48.8% de la recomendación para un adulto (2,000 mg) del sodio máximo que recomienda la OMS.

El artículo detalla que el consumo de sodio en exceso produce un mayor volumen sanguíneo, generando un desgaste en las paredes de las arterias y en el sistema cardiovascular, lo que puede provocar hipertensión arterial.

Asimismo, se demostró en estudios con animales que el aditivo TBHQ que se utiliza para extender la vida del producto y prevenir rancidez, ocasionó casos de tumores, hipertrofia hepática, efectos neurotóxicos, convulsiones y parálisis. En humanos se han reportado casos de alteraciones de la visión.

En el caso de sus colorantes, el rojo allura AC (rojo 40) se ha asociado con la aparición de tumores. Mientras que el amarillo ocaso puede provocar intolerancia en personas hipersensibles a la aspirina, además de ser liberadores de histamina pueden intensificar los síntomas del asma.