El príncipe Harry pronto perderá otro cargo de la realeza, el de Consejero de Estado. El puesto le da la prerrogativa de llevar a cabo compromisos en nombre de la reina Isabel II en el caso de que sea necesario.

De acuerdo con la Constitución real actual, cuatro miembros de la familia tienen el derecho a ser Consejeros de Estado. A día de hoy, ocupan el cargo los próximos en la línea de sucesión del trono británico, mayores de edad. Es decir: el príncipe Carlos; sus dos hijos, William y Harry; y su hermano, el príncipe Andrés

La decisión de Harry de alejarse de sus deberes reales, además de mudarse a otro país, ha causado un “dolor de cabeza constitucional” a la familia real, apunta The Express. Esto por que ahora la realeza necesita encontrar un sustituto para este importante cargo.

“Un Consejero no domiciliado en el Reino Unido no puede actuar, por lo que excluye a Harry”, subrayó Vernon Bogdanor, profesor en el King’s College de Londres y autor del libro Monarchy And The Constitution La Monarquía y la Constitución, en traducción libre. De acuerdo con el tabloide, existe la posibilidad de que la familia real nombre como Consejera de Estado a Beatriz de York, hija mayor de Andrés y próxima persona de más de 21 años en la línea de sucesión británica.

The Express puso de relieve que la situación del mismo Andrés como Consejero de Estado tampoco está clara. Esto se debe a que el tercer hijo de la reina Isabel II se alejó de sus obligaciones públicas el 2019 a raíz de unas acusaciones de abuso sexual en su contra.

Según The Daily Mail, los asistentes de palacio también están considerando elevar a Camilla, al grupo de miembros de élite de la realeza. Los últimos años, la duquesa de Cornualles ha desempeñado un papel cada vez más importante dentro de la familia real.