Estados Unidos podría tener que soportar medidas de distanciamiento social como órdenes de quedarse en casa y el cierre de escuelas hasta 2022, proyectaron los investigadores. Es decir, a menos que una vacuna esté disponible rápidamente, según información de CNN.

Eso es según los investigadores de Harvard T.H. Chan School of Public Health, quien publicó sus hallazgos en la revista Science el día de ayer. Esos hallazgos contradicen directamente la investigación promovida por la Casa Blanca que sugiere que la pandemia puede detenerse este verano.

El equipo de la Escuela de Salud Pública de Harvard utilizó lo que se sabe sobre Covid-19 y otros coronavirus para crear posibles escenarios de la pandemia actual.

«Es posible que se requiera un distanciamiento intermitente en 2022, a menos que la capacidad de atención crítica se incremente sustancialmente o se disponga de un tratamiento o vacuna», escribieron en su informe. «Incluso en el caso de una aparente eliminación, la vigilancia del SARS-CoV-2 debe mantenerse ya que un resurgimiento del contagio podría ser posible hasta 2024».

Las proyecciones del equipo de Harvard también indican que el virus volvería a aparecer con bastante rapidez una vez que se levantaran las restricciones.

«Si el enfoque elegido es el distanciamiento intermitente, puede ser necesario hacerlo durante varios años, lo que obviamente es mucho tiempo», dijo el doctor Marc Lipsitch, autor del estudio y profesor de epidemiología en Harvard.

Otro factor importante es saber si las personas se vuelven inmunes al nuevo coronavirus después de haber sido infectadas.

Los desafíos potenciales incluyen encontrar una prueba confiable para determinar quién tiene anticuerpos para el coronavirus, establecer el nivel de inmunidad conferido por una infección previa y cuánto tiempo dura, y la capacidad de los sistemas de salud sobrecargados para llevar a cabo pruebas de anticuerpos confiables y en la población general.

También están las difíciles preguntas sociales sobre los certificados de inmunidad, que se han presentado como una posibilidad en el Reino Unido. ¿Crearían una especie de sociedad de dos niveles, donde aquellos que tienen anticuerpos puedan regresar a una vida más normal, mientras que otros permanecen encerrados?

Los investigadores del estudio dicen que son conscientes de que tal distanciamiento prolongado, incluso si es intermitente, probablemente tendría «consecuencias económicas, sociales y educativas profundamente negativas».

Esperan que su investigación ayude a identificar las posibles trayectorias de la epidemia bajo enfoques alternativos, identificar formas complementarias para combatirla y estimular aún más las formas de controlar la pandemia.