Washington.- Más estadounidenses desaprueban (40 por ciento) que aprueban (24 por ciento) la forma en que el Presidente Joe Biden está manejando la llegada de menores migrantes no acompañados a la frontera entre Estados Unidos y México, de acuerdo con una nueva encuesta realizada por The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research.

Además, la aprobación de sus esfuerzos en una política de inmigración más amplia no llega a otros temas importantes, lo que sugiere que podría ser un punto débil para la nueva Administración.

La encuesta también muestra que resolver el problema de los jóvenes en la frontera se encuentra entre las más altas prioridades de inmigración de los estadounidenses: el 59 por ciento dice que brindar un tratamiento seguro a los niños no acompañados cuando son detenidos debería ser una alta prioridad, y el 65 por ciento dice lo mismo sobre la reunificación de familias separadas en la frontera.

Biden ha intentado aprovechar el impulso político sobre el tema prometiendo un sistema más humano y ordenado, pero su Administración ha luchado para hacer frente al creciente número de migrantes que llegan a la frontera, especialmente niños no acompañados.

En general, el 40 por ciento de los estadounidenses desaprueba el manejo que hace Biden de los niños que llegan a la frontera sur del país sin sus padres, en comparación con solo el 24 por ciento que lo aprueba. El treinta y cinco por ciento no tiene una opinión.

«No sé cómo decir esto de forma políticamente correcta: siento que, debido a que existe esta nueva Administración, la gente siente que puede venir al país», dijo Mindy Kiehl, una agente inmobiliaria de 40 años en Erie, Pensilvania, que por lo demás aprueba el manejo de la presidencia por parte de Biden hasta ahora.

«Lo entiendo. Están buscando refugio», agregó Kiehl. «Pero traer a estos niños no es bueno para los niños, no es bueno para las familias. No sé cómo eso va a resolver el problema «.

Biden dijo en una conferencia de prensa reciente que «estamos enviando de regreso a la gran mayoría de las familias que vienen». Pero sus luchas sobre el tema van más allá de los menores no acompañados.

Solo el 42 por ciento de los estadounidenses dice que aprueba cómo el Presidente está manejando la inmigración en general, y una proporción similar, el 44 por ciento, dice que aprueba cómo está manejando la seguridad fronteriza.

Ambos son significativamente más bajos que el 61 por ciento de los estadounidenses que dicen que aprueban la forma en que Biden está manejando su trabajo en general y no alcanzan la calificación del Presidente en algunos otros temas, incluida su respuesta a la pandemia de coronavirus y la gestión de la economía.

Esa brecha se produce a pesar de que la Casa Blanca aprobó una revisión ambiciosa del sistema de inmigración en el primer día de Biden en el cargo. Sin embargo, se ha estancado en el Congreso y los republicanos e incluso algunos de los principales demócratas dicen que la aprobación será difícil.

El plan proporcionaría un camino de ocho años hacia la ciudadanía para los 11 millones de personas que se estima que se encuentran ilegalmente en Estados Unidos.

Pero la encuesta muestra que hacerlo no es una prioridad para el público. Solo el 29 por ciento de los estadounidenses en general, incluido el 42 por ciento de los demócratas y el 14 por ciento de los republicanos, calificaron el estatus legal de las personas en el país ilegalmente como una alta prioridad.