Vestida para la ocasión y frente al altar, una mujer esperó a que su novio apareciera en la ceremonia donde se jurarían amor eterno, pero este nunca llegó… lejos de ponerse a llorar, terminó casándose con uno de sus padrinos de boda.

Este curioso hecho ocurrió en la provincia de Maharajpur, India, donde una mujer fue incentivada a contraer nupcias con otra persona, luego de que su pareja la abandonara el día de la boda; además de que la familia demandará al hombre que se acobardó en el último momento.

En la India, las bodas pasan por una ceremonia llamada varmala, o del intercambio de las guirnaldas, donde los novios cambian coronas que están hechas de flores, lo cual sella el lazo entre ambos. Pues a dicha ceremonia sí acudió el novio, pero para la boda como tal nunca apareció.

La novia se mostró consternada y preocupada ante el hecho de su prometido no apareciera. Cuando los familiares se dieron cuenta de que éste no llegaría, idearon una inusual manera de que la boda continuara.

Empezaron a decirle a la novia de que se casara con alguno de los asistentes, aprovechando que todo estaba listo para la ceremonia. Otros asistentes le sugirieron que escogiera a uno de los baraatis, tal como se le conoce a los padrinos en la India.

Y así fue como la mujer seleccionó a uno de sus padrinos, no sin antes hablar con él y la familia del hombre para conocer la opinión que tenían respecto al matrimonio, y más de uno tan precipitado. La ceremonia final se llevó a cabo ya sin ninguna clase de contratiempo.

Aunque el novio fugitivo podrá disfrutar de su soltería, quizás no lo haga en libertad, puesto que la familia de la novia interpuso una demanda. Hasta ahora se desconoce a cuánto ascendería la sanción contra el hombre.