Buenos Aires.- Un transeúnte avisó este domingo a la policía de que había un «bulto extraño» junto a la casa donde vivía Jorge Bergoglio en Buenos Aires antes de ser papa Francisco, tras lo que un escuadrón antibombas acudió, detonó el elemento y comprobó que era una caja llena de basura.

Según informaron a Efe fuentes del Ministerio de Seguridad de la capital argentina, el operativo se produjo en el número 533 de la calle Membrillar, en el barrio porteño de Flores, donde se encuentra la vivienda de la infancia del pontífice, en la que residió junto a sus padres y sus cuatro hermanos menores.

Las fuentes explicaron que a las 19,20 horas (22.20 GMT) de la tarde, personal policial que se encontraba en las inmediaciones de la antigua casa de Bergoglio fue alertado por un transeúnte de que en la puerta del domicilio se encontraba un «bulto extraño».

Seguidamente, agentes se desplazaron al lugar donde se encontraba ese supuesto artefacto y al llegar vieron una caja de cartón con dimensiones aproximadas de 20 x 35 x 15 centímetros, «y no se lograba ver el contenido», añadieron las fuentes.

Es así que se inició el protocolo correspondiente a este tipo de alertas, se perimetró el lugar y se desvió el tránsito de personas y de vehículos.

También se solicitó la presencia del Escuadrón Antibombas de la Policía de la Ciudad.

Al llegar, esos agentes especializados examinaron el paquete sospechoso y, al no poder ver a simple vista qué había en su interior, realizaron una «detonación controlada», accionando una pequeña carga para abrirlo.

Tras esto, se confirmó que no había ningún artefacto y que la caja contenía solamente residuos de basura.

Las fuentes señalaron que llegó a intervenir la Fiscalía por un presunto delito de intimidación pública.