WASHINGTON, EU.- Lo que parecía un fenómeno natural usado por la ciencia ficción y que muchos vieron en la película El día después de mañana, ahora se puede considerar que ya se está cumpliendo en este momento en la costa Este de EU.

Según reportes de diferentes agencias de noticias millones de personas que viven en el Este de la Unión Americana se preparan para una tormenta invernal que podría alcanzar proporciones históricas.

El diario español El País reportó que esta tormenta va subiendo desde el sureste hacia el noreste, y ayer por la mañana la tormenta «Greyson» ha dejado una ligera nevada en la capital de Florida, Tallahassee (norte del estado, donde no llegaba la nieve desde 1989), y a lo largo del día provocó acumulaciones de nieve sin precedentes en los estados sureños de Georgia y Carolina del Sur -hasta 20 centímetros en Charleston-.

Desde el jueves hasta el fin de semana el temporal irá ascendiendo por el noreste y se prevé que un abrupto desplome de la presión atmosférica la convierta en una «bomba ciclónica» que sume al frío fuertes rachas de viento desatando peligrosas tormentas de nieve.

El viernes se podrían registrar mínimos históricos de temperatura en Washington y Nueva York. En las dos ciudades la sensación térmica de las rachas de aire puede llegar a bajar a menos de 20 grados bajo cero.

SE PREPARA NUEVA YORK

Las autoridades de Nueva York anunciaron medidas especiales ante la tormenta invernal que se espera para las próximas horas, con especial impacto en la ciudad y sus alrededores hoy.

«Nos está llegando una fuerte tormenta, con condiciones muy peligrosas», afirmó ayer el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, en declaraciones a los periodistas para advertir sobre los riesgos que se corren, especialmente hoy.

Las previsiones meteorológicas indican que el impacto más fuerte se sentirá en Long Island, al este de Manhattan, y en partes de la costa de los estados vecinos de Nueva Jersey y Connecticut. En principio, el máximo de nieve que caerá llega a 30 centímetros en algunas zonas, aunque las proyecciones pueden cambiar rápidamente.

Las autoridades de la ciudad anunciaron que esta misma noche las unidades quitanieve estarán en estado de alerta para desplegarse por Nueva York cuando sea necesario.

En el momento que caiga la primera nevada comenzará la distribución de sal por las calles de la ciudad, según indicó la encargada del departamento de saneamiento de la ciudad, Kathryn García.

Después del paso de la tormenta, Nueva York y sus alrededores sufrirán una brusca caída de las temperaturas, especialmente el viernes por la noche.

Las previsiones indican que la temperatura puede caer hasta -16 grados Celsius, aunque por las rachas de viento polar la sensación térmica puede llegar a bajar, según de Blasio, hasta los -28 grados Celsius.

«Hay que tomar esta tormenta muy en serio», insistió el alcalde. Por su parte, el gobernador del estado Andrew Cuomo, anunció que se han dispuesto medidas de emergencia para hacer frente al temporal y por la brusca caída de las temperaturas desde el viernes.

En principio, no se esperan interrupciones en el metro suburbano de la ciudad de Nueva York ni en las líneas férreas de cercanías, incluyendo la de Long Island, la zona que se verá más afectada.

 AVANZA AL NORTE

El efecto del ‘ciclón’ invernal en Nueva Inglaterra dependerá, según las previsiones, de la dirección que tome en las próximas 72 horas, si se adentra más hacia el oeste o se aleja progresivamente con sus vientos hacia el océano Atlántico.

La confluencia el viernes y el sábado de un vórtice de frío polar ártico que bajará desde el norte contribuirá a un descenso radical de las temperaturas con posibles récords mínimos en ciudades del noreste como Baltimore, Nueva York, Filadelfia y Washington.

Ayer el aeropuerto Dulles, a las afueras de la capital estadounidense, ha registrado una mínima histórica de 17 grados centígrados bajo cero.

Rachas de viento de hasta 40 kilómetros por hora harán que la sensación térmica en toda la región noreste pueda bajar entre tres y cinco grados más.

El ciclón invernal prolonga una cadena de días de frío extremo que comenzó el día de Navidad en la costa Este. La última semana del 2017 fue la más fría registrada en la historia en Nueva York, que no sube por encima de los cero grados centígrados desde el 25 de diciembre. (Con información de El País, EFE y Notimex)

Pega desde el sur
Una inusual tormenta invernal comenzó azotar ayer el sur de Estados Unidos, provocando problemas importantes para los viajeros en los estados de Georgia, Florida, Alabama y las Carolinas.

Partes de la costa de Georgia registraron ayer miércoles una de las mayores nevadas en los últimos 30 años, que dejó acumulaciones de hasta 8.5 centímetros de nieve.

En los condados de Bulloch y Effingham, que se encuentran al noroeste de la comunidad de Savannah, hubo acumulaciones de ocho centímetros de nieve, dijo el meteorólogo de la estación de televisión WSB-TV canal 2 de Atlanta.

Mientras que en el aeropuerto de Savannah, tres centímetros de nieve cayeron a lo largo de ayer miércoles, de acuerdo con fuentes oficiales. «Ese es el sexto lugar en la lista total de nevadas de todos los tiempos y la mayor cantidad desde el 23 de diciembre de 1989», dijo Nitz. «Número uno en la lista es de 9.1 centímetros el 8 de febrero de 1968».En el norte de Florida, un tramo de 10 kilómetros de la carretera Interestatal 10 desde Tallahassee hacia el este, hasta Live Oak fue cerrado desde la mañana de ayer miércoles debido a las condiciones resbaladizas que dificultaron e hicieron muy arriesgado el circular por la autopista, según el Departamento de Transporte de Florida.

Para el mediodía del miércoles, casi 100 mil hogares y negocios carecían de electricidad en el norte de Florida y en el sur de Georgia combinados, de acuerdo con el portal PowerOutage.us que monitorea los apagones y cortes de electricidad en Estados Unidos.

El viajar por carretera también era peligroso en partes del sur de Georgia.