Seguramente alguna vez te has quedado tan dormida que al día siguiente despiertas porque tu almohada está húmeda… ¡de saliva! A mi me ha pasado en muchas ocasiones y cuando… continúa leyendo