Ciudad de México.- Era su primer atraco “fuerte”. Juan Carlos ya tenía experiencia con picahielos y en callejones oscuros, pero nunca con pistola en mano a plena luz del día… continúa leyendo