CIUDAD VICTORIA, Tamaulipas.- Como parte de la promoción para el acceso a la información, el Archivo General e Histórico del Estado (AGHET) invita al público en general a que visite y aproveche este inmueble que alberga la memoria documental de todos los tamaulipecos.

El Arquitecto Carlos Rugerio, Director del AGHET, narra como a través de los años han ido mejorando significativamente su infraestructura y aplaude y agradece el apoyo que se ha tenido en la presente administración estatal.

“En la actualidad con la Ley de Transparencia, todos tenemos derecho a recibir y dar información y esa información se resguarda en los archivos que pasan a jugar un papel fundamental”, señaló.

Agregó que hoy el Archivo General e Histórico del Estado es un edificio de primer mundo, uno de los archivos que mejor infraestructura tienen del noreste del país, que son Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y San Luis Potosí e informó que el período comprendido de documentos existentes data de 1753-2014.

El AGHET, así como su Director han recibido varios premios y reconocimientos, el más reciente de ellos entregado en marzo es el Premio Banamex – Atanasio G. Saravia, sobre Historia Regional Mexicana, económica, social, religiosa, cultural y artística, en su XV edición.

Este premio reconoce las investigaciones sobre historia regional de nuestro país que contribuyen a la difusión y promoción de la diversidad política.

Carlos Rugerio asegura, que el Archivo Histórico del Estado de Tamaulipas cuenta con las fuentes primarias de la memoria del estado, que son clave para cualquier información pública que pueda requerirse, a nivel municipal, estatal, nacional e incluso internacional, todo de manera totalmente gratuita para la población en general.

Funcionamiento del Archivo

El AGHET se encarga de la recepción, registro, distribución, mantenimiento, organización, clasificación, encuadernación, custodia, restauración, divulgación y uso, así como su depuración lo cual se determina a través de su valor documental, que es el análisis de los documentos para determinar su utilidad a lo largo de su ciclo de vida, así como para asignarles tiempo y espacio de conservación o eliminación.

En el archivo histórico las actas de nacimiento, matrimonio y defunción; dependiendo del número de habitantes de cada municipio, pueden archivarse hasta dos años por municipio en un solo microfilm y los archivos en este formato con que cuenta el Archivo Histórico del Estado abarcan de 1860 a 1930.

Con el MicroFilm el ahorro que se logra en superficie es de aproximadamente el 95 %. Por lo consecuente, se logra un ahorro en peso y volumen ya que un rollo de 35 mm. (Ancho) por m.30,5 (largo), que puede contener aproximadamente 600 páginas.

Este servicio de búsqueda de actas está disponible, al igual que todo el Archivo Histórico, al público en general ya sea por medio de apoyo del personal o bien, la misma persona puede manipular ésta máquina con asesoramiento experto para buscar personalmente la información requerida.

Don Beto que es trabajador de esta dependencia nos cuenta que él como encargado del MicroFilm y con muchos años de experiencia, ha realizado búsquedas en este aparato para la comunidad, dedicándole incluso hasta una semana por búsqueda dentro del archivo de más de 70 años de extensión.

Debido a la gran cantidad de información histórica con que cuenta el estado, se conserva este archivo en tres depositarios que son los tres poderes y que se encuentran en red; el Congreso tiene su archivo, nosotros – comenta el Director – somos los depositarios del poder ejecutivo, del Gobernador y el Supremo Tribunal de Justicia del Estado es el tercero. 

Antecedentes históricos del AGHET

El Archivo nace en el momento mismo de la fundación del Nuevo Santander. Sus más lejanas referencias corresponden a los actos preparativos para su formación, cuando el Conde Don José de Escandón y Helguera, establece la capital en la Villa de Santander en 1749. En este lugar se realiza su primer acto administrativo; en tanto el escribano guardó estos primeros documentos de lo que sería el Archivo Provincial, correspondiente a la época Virreinal.

El Archivo Provincial, sufrió los estragos propios de las diferentes épocas de inestabilidad. Tras la Restauración de la República, nuevamente el Gobierno del Estado reinstaló la oficina del Archivo General, ocupando un lugar distinguido dentro del esquema de la administración pública vigente durante el Porfiriato.

El Archivo General del Estado abrió sus puertas al público en general desde el 28 de octubre de 1989, el jueves 21 de enero de 1993 fue inaugurado oficialmente el local que ocupaba el Archivo General del Estado por el Ing. Américo Villarreal Guerra, Gobernador Constitucional del Estado y en el 2010 el Archivo se trasladó al actual edificio que lo alberga, localizado en el Parque Bicentenario de esta capital.

ejb