Reynosa, Tamaulipas.- El Grupo de Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz analizó esta tarde la problemática migratoria que impacta a Tamaulipas y acordó desarrollar acciones conjuntas entre las Fuerzas Federales y Estatales de Seguridad para contener y disuadir el tráfico de personas en la entidad.

El gobernador Francisco García Cabeza de Vaca reitero que el tránsito descontrolado de migrantes representa un riesgo sanitario por la presencia de la COVID-19 y su presencia afecta directamente a las ciudades fronterizas.

En materia de seguridad pública dijo que la problemática migratoria actual genera disputas entre los grupos delictivos que buscan controlar los territorios por los que transitan los migrantes, lo que desencadena violencia, facilita el reclutamiento y financiamiento de las organizaciones criminales.

En la reunión celebrada en las instalaciones de la Octava Zona Militar en Reynosa se acordó que se hará la petición al Gobierno de México para incrementar el número de elementos del Instituto Nacional de Migración en diferentes puntos del Estado y tomar las medidas necesarias de manera coadyuvante entre el Gobierno Estatal y Federal.

Asimismo, se hará la petición de que sean revisadas probables acciones jurídicas contra empresas de transporte y servicios particulares que estén trasladando a migrantes en las carreteras del estado.

Dentro de los acuerdos también se estableció que se hará la petición al Gobierno Federal para que se lleve a cabo una campaña de difusión masiva para advertir a la población que el transporte de migrantes representa un delito.

Durante la reunión estuvo presente el Delegado en Tamaulipas del Instituto Nacional de Migración, Segismundo Doguim Martínez, quien dio a conocer la cantidad de migrantes que el INM ha rescatado entre enero y septiembre de 2021, la cual asciende a 29 mil 203 personas de diversas nacionalidades.