El operativo especial activado por el Gobierno de Egidio Torre Cantú en Ciudad Victoria para enfrentar el dengue y propiciar la participación ciudadana de forma responsable y comprometida, se extendió hacia el resto de las jurisdicciones sanitarias del estado y de forma especial a las de Matamoros, Reynosa, Tampico y Altamira.

Al presidir en esta capital una conferencia virtual con los jefes jurisdiccionales y responsables de las áreas relacionadas con la prevención y control de la enfermedad, el secretario de Salud del Estado, Norberto Treviño García Manzo, y por indicación expresa del Gobernador pidió reforzar los trabajos de fumigación, “abatización”, “descacharre” y educación para la salud entre la población.

Instruyó designar un “padrino” a cada Centro de Salud, para que coordine e incentive las actividades preventivas que efectúan los integrantes de los Comités de Salud en sus propias comunidades. De la misma forma, anunció la dotación de motomochilas y sus insumos para actuar de forma inmediata en los domicilios donde se registren casos a fin de evitar brotes y, sobre todo, su dispersión.

“El combate al dengue es muy importante concebirlo como algo que debemos abordar integralmente; la Secretaría de Salud tiene la responsabilidad de dirigirlo, pero la partición de la sociedad es primordial, necesitamos que la gente nos ayude”, dijo.

El funcionario estatal refirió que el dengue no es privativo de Tamaulipas, ni de México, sino que es un padecimiento tan difundido en el mundo que se estima que entre mil 500 y 2 mil millones de personas que habitan en países tropicales o subtropicales, son susceptibles a contraerlo; entre 50 y 100 millones de personas en el mundo padecen esta enfermedad y un total de medio millón necesitan atención hospitalaria, con una mortalidad entre el 2 y el 2.5 por ciento. Estos datos fueron proporcionados, en noviembre de 2012, por la Organización Mundial de la Salud.

A través de las telecomunicaciones, la Secretaría de Salud mantiene monitoreo permanente con las 12 jurisdicciones sanitarias del estado para la detección oportuna de casos, toma de muestras, identificación de serotipos circulantes, la capacitación continua al personal y el análisis epidemiológico de la información recabada, para orientar las acciones de prevención y control.