CIUDAD VICTORIA.Con su trayectoria de trabajo y las metas conseguidas a sus 35 años, busca inspirar a los jóvenes universitarios para que emprendan los retos, y vayan más allá en la búsqueda de oportunidades. “Es cuestión de querer para llegar a donde sea. Los estudiantes deben poner todo su empeño porque pertenecen a una excelente universidad. Si no fuera así, yo no estaría donde estoy”.

Victorense de nacimiento y egresado de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), Ulises Rodríguez Quintanilla, es Cónsul del Departamento de Protección del Consulado de México en Salt Lake City, Utah en los Estados Unidos.

Egresado de la primera generación (1997-2001) de la Licenciatura en Relaciones Internacionales (Unidad Académica de Derecho y Ciencias Sociales del Campus Victoria), Ulises se califica como un joven humilde y trabajador, que agradece la oportunidad que le otorgó la UAT para hacer un intercambio académico con la Universidad de Houston, Texas, hecho que cambiaría su vida por completo.

“Gracias a eso, se me despertó el interés por los asuntos internacionales, posteriormente tuve la posibilidad de trabajar para el Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica durante seis años”.

Comenta que al no poder acceder a posiciones más altas por cuestiones de nacionalidad, decide probar suerte en el Servicio Exterior Mexicano, en el Consulado de México en Brownsville, Texas: “se abrieron las convocatorias públicas y de 2 mil 500 personas, tuve la fortuna de ingresar junto con a otras 24”.

A partir de ahí, explica, ingresó al Colegio para Diplomáticos de la Cancillería “Matías Romero” en la Ciudad de México, y tras graduarse fue enviado al Consulado de México en Vancouver, Canadá, donde estuvo cuatro años y medio, y actualmente, en el Consulado de México en Salt Lake City.

¿Qué te movió a mirar más allá de nuestras fronteras?

“Fue la calidad de los maestros que tuve como primera generación, tal como el cónsul y maestro Alberto Campillo Sanz, fue el pilar del crecimiento del área de Relaciones Internacionales; pero creo que es cuestión de disciplina  para salir adelante”.

¿Tuviste dificultades?

“Muchas, cuando fui contratado por el Gobierno de Estados Unidos, me faltaba un semestre para graduarme, entonces el último semestre fue a distancia, por fax y correo electrónico, y venir a presentar mis exámenes, porque era la única forma de aprobar”.

Agrega que ser miembro del Servicio Exterior Mexicano es lo máximo a lo que puede aspirar un estudiante de Relaciones Internacionales, “me honro en ser parte del cuerpo diplomático de México”, subrayó.

Busca que más estudiantes puedan ir a universidades norteamericanas…

Recientemente, el Cónsul Ulises Rodríguez visitó la UAT para encontrarse con el Rector Enrique Etienne Pérez del Río, oportunidad que aprovecharía para saludarlo como exalumno, y como miembro del Servicio Exterior de México, plantear algunas propuestas, con la idea de concretar convenios con universidades de Utah, en materia educativa, de investigación y cultural.

“Agradezco la apertura del Rector para recibir a un ex alumno y el interés de hacer cosas buenas por la UAT, y eso los alumnos y ex alumnos solo podemos pagarlo con resultados”. Sostiene que si un estudiante tiene la opción de visitar universidades extrajeras tendrá una experiencia distinta, que le permitirá proyectarse a futuro, pero lo más importante – subraya – es que pueda apórtale a futuro también a su universidad.

“Las oportunidades son de quien las busca, por ello, los estudiantes deben poner todo su empeño porque pertenecen a una excelente universidad, “si no fuera así, yo no estaría donde estoy. Que se informen y aprovechen la oferta de becas, porque cuando uno sale de Ciudad Victoria ves cosas que nunca habías visto antes. No me da pena decirlo, la primera vez que salí en el ámbito académico fue gracias a la UAT… Cuando vi lo que tenía la Universidad de Houston dije yo quiero esto, entonces es cuestión de querer para llegar a donde sea”.