Tampico, Tam., Especialistas de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), desarrollaron una innovadora metodología que es referente nacional en la realización de estudios para evaluar y medir la satisfacción de los usuarios de programas sociales.

El Índice Mexicano de Satisfacción de Beneficiarios Sociales (IMSAT), es un modelo diseñado por investigadores del Cuerpo Académico Estudios de Economía y Sociedad en la Unidad Académica de Ciencias Jurídicas y Sociales de Tampico (UACJS) que a la fecha ha realizado mediciones y evaluaciones de 7 programas del Gobierno Federal, entre estos, de los más importantes de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL).

El IMSAT, está registrado en el Instituto Nacional de Derechos de Autor, y la participación de la UAT en este rubro, responde a las políticas del Rector Enrique Etienne Pérez del Río, al generar conocimiento e investigación que contribuya al desarrollo de la sociedad, como así lo confirma el profesor e investigador Doctor Adolfo Rogelio Cogco Calderón, titular del proyecto.

“Con esta metodología se evaluaron programas de SEDESOL como Liconsa; FONART; Estancias Infantiles y Opciones Productivas”, informó el investigador de la UAT, quien tieneel Doctorado en Filosofía con Orientación al Bienestar Social y es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Dijo que en el 2012 se evaluó el programa Fondos Mixtos de CONACYT; y en el 2013, el Programa de Zonas Prioritarias de la SEDESOL, en el cual se levantaron 5 400 cédulas en cerca de 20 estados en el país, lo que permitió aprobar otro proyecto para evaluar el programa Seguro de Vida a Jefas de Familia, que ya está concluido.

“Estos ejercicios muestran una experiencia en el campo de la evaluación de política social y programas a nivel federal”, agregó, tras explicar que el IMSAT emplea técnicas de la estadística multivariable.

Comentó que esun sistema robusto que utiliza un software especializado para trabajar, por ejemplo, con una base de datos de cinco mil observaciones que permite evaluar toda una serie de aspectos que tienen que ver con la satisfacción, y en primera instancia, del beneficio del programa.

Precisó que esta metodología surgió de una demanda específica de la SEDESOL, para estimar índices de satisfacción de beneficiarios de programas sociales, ya que antes el gobierno federal rentaba una metodología al Instituto Tecnológico de Massachusetts.

“Entonces emitió una convocatoria dirigida a investigadores nacionales, que pudiéramos desarrollar una metodología para comparar los programas sociales de manera longitudinal y transversal”.

La UAT ganó el concurso, conformándose así un equipo de trabajo con amplia trayectoria en temas económicos y sociales, donde colaboran también instituciones como la UNAM, la Iberoamericana, el ITAM y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

“Podemos decir que fuimos los primeros a nivel nacional los que hicimos estos ejercicios, y ahí están algunos productos en la SEDESOL, avalados por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social. Nos encontramos en una posición interesante con una metodología muy de la UAT”, señaló.

Refirió que este modelo permite aplicarse a programas de toda índole para estimar la satisfacción, no solo para los programas federales, sino que abre un espectro muy importante para los gobiernos de los estados.

“Es importante poder evaluarse en cuanto a la batería de programas que se implementan a la comunidad,así como la retroalimentación que esas metodologías les pudieran dar para poder orientar o reorientar sus acciones”, concluyó.