CIUDAD DE MÉXICO.- Dirigidos por el entrenador colombiano Juan Carlos Osorio, los mexicanos dedicaron los primeros minutos a estiramientos y rutinas de recuperación luego de un día de descanso, hicieron tenis con balón y algo de fútbol.

El centrocampista Jesús Molina estuvo ausente por el nacimiento de su hijo Lucca que el jugador presumió en su cuenta de twitter y los demás mostraron buen ánimo luego de haber derrotado el viernes 3-1 a Irlanda.

México lidera la eliminatoria de Concacaf con tres victorias, un empate y 10 puntos, tres más que Costa Rica y el jueves buscará mantener el invicto ante Honduras, penúltimo con cuatro unidades.

Después de jugar ante los hondureños, los mexicanos de Osorio seguirán en el estadio Azteca para el 11 de junio jugar ante Estados Unidos; si el «tri» gana los dos partidos se clasificará de manera directa al Mundial, lo cual le permitirá al entrenador trabajar con tiempo para el 2018.

A mediados de este mes, México tendrá otro compromiso importante, la Copa Confederaciones en la que enfrentará en la fase de grupos a Portugal, Nueva Zelanda y Rusia.

Para jugar contra hondureños y estadounidenses, Osorio convocó a 29 jugadores, 15 involucrados en ligas extranjeras, entre ellos los delanteros Javier Hernández (Bayer Leverkusen), quien la semana pasada quedó solo como máximo goleador del equipo nacional, y Giovanni Dos Santos (LA Galaxy), de regreso al equipo, y los defensas Rafael Márquez (Atlas) y Néstor Araujo (Santos Laguna), recuperados de una cirugías.

Mañana el equipo cumplirá su segundo día de entrenamientos en una jornada en la que el manejador Osorio comenzará a perfilar su alineación y dejará clara la manera de jugar a Honduras que se entrena hace dos días en Cuernavaca, dentro de México, confiado de sumar puntos en el Azteca para acercarse a la zona de clasificación al Mundial.

La Selección Mexicana se volvió a concentrar de cara a los juegos de eliminatoria contra Honduras y Estados Unidos de este fin de semana, que de ganarlos ayudaría a dar un paso gigantesco para la calificación al Mundial de Rusia 2018.

Espera resultados

El Tricolor es líder del hexagonal con 10 puntos. Jürgen Damm, extremo de los Tigres, espera que den buenos juegos, para así, el Estadio Azteca recupere el respeto que alguna vez tuvo de los rivales.

«Siempre es fundamental jugar en el Azteca y sacar los puntos, hacer buenos partidos, eso será siempre lo importante, trataremos de estos dos partidos hacerlo de la mejor forma», dijo a su llegada a la concentración.

El extremo no espera partidos sencillos. «Sabemos que a México le juegan de otra manera, pero estaremos en casa y hay que aprovechar eso, trataremos de sacar los seis puntos que nos permitan estar más tranquilos y encarar de esta forma los otros torneos», indicó.