México estará en Tokio, junto a Argentina, Brasil, España, Alemania y el resto de las mejores selecciones Sub-23 en búsqueda una gloria que ya conoce, la medalla de oro.

El Tricolor cumplió ante Canadá y ya puede celebrar. El boleto a tierras niponas está en las manos y pese a la cerradura que impuso la Hoja de Maple en las semifinales del Preolímpico, Uriel Antuna y Johan Vásquez le dieron al equipo de todo su pase, 2-0 final.

México se supo favorito desde el arranque del partido. El silbatazo sonó y el Tricolor de inmediato fue al frente. Canadá respetó a los locales con una línea de cinco en el fondo. Los de la Hoja de Maple no arriesgaron, pero sorprendieron al dejar a su héroe en el último juego en la fase de grupos, Derek Cornelius, en la banca. El jugador del Vancouver Whitecaps observó la batalla desde fuera.

Jimmy Lozano mandó el 11 que goleó a Costa Rica, a excepción del lesionado Ángel Malagón. Sebastián Jurado fue al marco. Angulo y Vásquez se acompañaron en la central; Loroña y Aguirre en las laterales. El tridente en medio campo no cambió. Esquivel de escudo. Rodríguez como interior por derecha y más libre como media punta Córdova. Abiertos el Piojo Alvarado y el Brujo Antuna para surtir al Gru Vega en la delantera.

Córdova, como en todo el torneo, fue el que más destacó. Al volante del América le bastaron dos pelotas para generar las primeras de peligro. Vega le pegó feo y en la segunda Antuna intentó un pase de más. El cancerbero canadiense, James Pantemis, atajó en ambas.

Los canadienses no arriesgaron demasiado, aunque intentaron desesperar a Esquivel. El contención mexicana recibió un par de faltitas y respondió de la peor forma. El volante sacó lo Bravo que ha aprendido en Ciudad Juárez y estuvo cerca de irse amonestado en un par de ocasiones.

A México le costó mucho superar la línea de cinco. Canadá tocó de un lado a otro, lo bien que Pantemis lo hizo con las manos, no lo mostró con las piernas, estuvo cerca de regalar el esférico en par de ocasiones.

Buchanan avisó la intención de su representativo. Dos disparos lejanos no espantaron a Jurado. Fue en los minutos finales que el mismo Tajon se encaró con Loroña. La bolita de empujones no se hizo esperar. El árbitro prefirió separar a todos y mandarlos a descansar.

México volvió con ganas. Esquivel, Córdova y Rodríguez comenzaron a tocar con sapiencia. Un pase filtrado del americanista dejó a Antuna solito, Norman barrió fuerte y tenía que irse expulsado. El árbitro no lo consideró y el juego continuó.

La presión alta fructificó. El error de Pantemis llegó. Un despeje al centro le cayó a Charly Rodríguez. El Rayado no desesperó, supo que tenía ventaja y cedió para Antuna. Uriel la dejó entrar, el hombre del error salió con todo en búsqueda del balón, pero el volante de las Chivas le pegó con rencor para mover la red. ¡Gol de México!

Canadá no pasaba ni de la media cancha. Mauro Biello mandó a Bair y a Tabla en búsqueda de velocidad, aunque el Tricolor siempre fue mejor.

La educada zurda de Córdova concretó el segundo. Un centro exacto de Sebas terminó en la cabeza de Johan. El balón fue al palo, la suerte se pintó de rosa y negro. La pelota tocó en la panza de Montgomery y antes de meterse rozó a Vásquez para el segundo.

El Jalisco estalló por completo. El boleto estaba en la bolsa. Los cambios llegaron. El Jimmy Lozano le dio minutos a Mayorga, Cervantes, Macías y el Canelo Angulo.

Las jugadas individuales de Macías y Antula les valieron patadas canadienses, sin embargo, no pasó nada a mayores.

No hubo más en el Coloso de la Calzada Independencia. México ya está en Tokio, el sueño de repetir la medalla de oro está más vivo que nunca.