(Agencias)

La larga espera para disfrutar del futbol valió la pena, pues los Rayados se hicieron uno con su estadio y vencieron por categórico 3-0 al Benfica de Portugal para llevarse la Copa Eusebio.

Los de Antonio Mohamed dominaron desde el principio, sin embargo, batallaron para ser certeros en la última zona, donde los disparos se quedaron en suspiros por una primera anotación que no llegó en la primera mitad.

El complemento trajo consigo al invitado principal. La historia estaba reservada para el joven César Montes, quien pasó a la historia tras conectar de cabeza el balón y mandarlo al fondo cuando corría el 48′.

El estallido sirvió como inyección para unos Rayados que tardaron menos de diez minutos en ampliar la diferencia, esto después de que Barrera se metiera al área y propiciara la mano de un defensor.

Funes Mori fue el encargado de concretar el 2-0 con un tiro propio de su experiencia. Los locales dominaron cada vez más y la ‘puntilla’ para el rival llegó por conducto de Santiago Rivera, quien la conecto de cabeza y la puso en el ángulo.

La fiesta de Rayados se consumó con la obtención de la Copa Eusebio frente a unas Águilas que sirvieron sólo de cómplice en la celebración.