La selección mexicana de fútbol comenzó su andadura en los Juegos Olímpicos de Tokio con una contundente victoria por 4-1 sobre Francia, en un encuentro en el que Diego Lainez, pese a no marcar, acaparó todos los focos con su sobresaliente actuación.

De hecho, las dos mejores ocasiones del conjunto mexicano en la primera parte llegaron gracias al talento que atesora el jugador del Betis. A los 17 minutos Lainez, tras robar un balón en tres cuartos de campo, asistió a la perfección a Alexis Vega que vio como el defensa Mobido Sagnan sacaba el balón bajo los palos con el portero francés Paul Bernardoni ya batido.

Y cuando lo intentó, como en un flojo remate de cabeza del veteranísimo Andre-Pierre Gignac o con un disparo de Arnaud Nordin, el guardameta, uno de los cuatro integrantes de más de 24 años que permite el reglamento olímpico, resolvió con facilidad.

No falló en su siguiente oportunidad México, que encontró a los dos minutos del inicio del segundo período el justo premio a su mayor ambición con el gol de cabeza de Alexis Vega, que estableció a los 47 minutos el 1-0. Un tanto incomprensible sin el talento de Diego Lainez, que tras recortar a un rival paro en la frontal del área antes de ganarse con un eléctrico acelerón el hueco suficiente para asistir con maestría a Vega.

Gol que dio inicio a los mejores minutos de México que dos minutos más tarde pudo doblar su ventaja en un nuevo remate de Vega que despejó con muchos apuros el cancerbero francés.

Un Bernadoni que nada puro hacer por evitar el 2-0, obra de Sebastián Venga, que resolvió con calidad a los 55 minutos un pase en largo del centrocampista Carlos Rodríguez. Ventaja que Francia no pareció nunca en disposición de poder enjugar, pese a recortar las diferencias (2-1) a los 69 minutos con un gol de penalti de Gignac, que el portero mexicano “Memo” Ochoa a punto estuvo de parar.

Y es que pese al empeño del conjunto galo, las mejores ocasiones siguieron siendo del equipo mexicano, que sentenció definitivamente la contienda con un gol (3-1) en el 80 de Uriel Antuna, que había sustituido unos minutos antes a Lainez. Un claro marcador que no aplacó la voracidad de México que redondeó la goleada con un tanto de Eduardo Aguirre, que estableció el definitivo 4-1 en el tiempo de prolongación.