En un partido bastante reñido y con un final cardiaco, la selección mexicana Sub-23 se coronó campeón por tercera vez consecutiva del torneo preolímpico de la Concacaf tras vencer 5-4 a Honduras en tanda penales, luego de empatar 1-1 en el tiempo reglamentario, ayer en la final del certamen efectuada en el estadio Akron, que contó con público en las gradas.

El portero tricolor Sebastián Jurado fue clave en el triunfo tricolor con sus oportunas reacciones, pero sobre todo, al atajar el penal del hondureño Juan Carlos Obregón. Mientras Edwin Rodríguez, Rigoberto Rivas, Carlos Meléndez y José Reyes sí acertaron sus disparos.

Por México marcaron Johan Vásquez, Alan Mozo, Uriel Antuna, Jesús Angulo y Alexis Vega.

Con el boleto a los próximos Juegos Olímpicos de Tokio en el bolsillo, tricolores y catrachos disputaron la tercera final al hilo entre ambos representativos dentro de la justa regional, donde México ha ganado las tres ediciones.

El equipo tricolor, dirigido por Jaime Lozano, generó la primera oportunidad clara de gol apenas al minuto dos, cuando Roberto Piojo Alvarado remató de cabeza un centro enviado por Alan Mozo desde el costado derecho, pero el balón sólo alcanzó a rozar la base del poste.

El embate tempranero brindó confianza a los mexicanos, pues comenzaron a controlar el esférico y armar jugadas ofensivas, una de las más peligrosas fue de Carlos Rodríguez; no obstante, la zaga hondureña cerró muy bien los espacios para lograr contener sus disparos.

Los catrachos poco a poco equilibraron el partido, pues también empezaron a presionar a México y evitaron que saliera cómodamente al ataque; sin embargo, sufrieron un fuerte golpe anímico al minuto 26, cuando su capitán Denil Maldonado tuvo una aparatosa caída tras un choque con José Juan Macías, donde se torció el tobillo derecho, por lo que tuvo que retirarse de la cancha en camilla. En su lugar entró Carlos Meléndez.

El Tri aprovechó el desconcierto de Honduras y nuevamente recuperó la posesión de la pelota. Al minuto 35, Macías intentó hacer daño con un remate desde la banda izquierda, pero el esférico no logró entrar a la cabaña rival y ambos equipos se fueron al descanso sin goles.

En la segunda parte, México se volcó al ataque en busca de abrir el marcador, pero Honduras no se amilanó y al minuto 52 estuvo muy cerca de anotar; sin embargo, Sebastián Jurado fue capaz hacer una doble atajada para mantener intacto su marco.

Ante los múltiples embates de los hondureños, el técnico Lozano decidió ingresar al goleador del equipo Sebastián Córdova en lugar de Roberto Alvarado.

No obstante, los catrachos comenzaron a acechar cada vez más la portería mexicana por conducto de Luis Palma; pero las excelentes reacciones de Jurado les impidieron tomar ventaja.

Al minuto 70, el Tri por fin pudo invadir el arco contrario, pero el grito de gol se ahogó luego de que el árbitro anulara la anotación de Alan Cervantes. Macías disparó en el centro del área, pero el portero rival Alex Barrios rechazó y en el contrarremate, Cervantes definió pero en fuera de lugar.

Apenas un minuto después, al 71, Honduras movió los cartones 1-0 a su favor gracias a un remate soberbio de Edwin Rodríguez desde fuera del área que resultó imposible para Jurado.

México no se dio por vencido y consiguió igualar el marcador al minuto 78, gracias a una pena máxima a su favor tras una falta sobre Macías en el área. El propio integrante de Chivas cobró desde los once pasos, y con un disparo a la base del poste izquierdo del portero, quien se lanzó hacia el lado contrario, le dio vida a los tricolores al firmar el 1-1, el cual obligó a jugar los tiempos extra.

En los siguientes 30 minutos, el duelo continuó con la misma tónica, con aproximaciones de peligro por parte de ambas escuadras; aunque ninguna pudo perforar el arco contrario para evitar la definición del campeón mediante una tanda de penales, la cual fue ganada 5-4 por los mexicanos.