18 equipos son los que participarán en la nueva liga del futbol mexicano. Para empezar, los 12 equipos que conformaron el extinto Ascenso MX: Mineros, Correcaminos, Celaya, Zacatepec, Leones Negros, Tampico Madero, Venados de Yucatán, Atlante, Cimarrones, Oaxaca, Dorados de Sinaloa y Chiapas; éste último aún negocia una posible venta o incorporar inversionistas.

Además de los tres equipos provenientes de la Liga Premier, Tepatitlán que en la semana cambiaron de identidad para ahora llamarse Alteños Tepatitlán FC. Y Tlaxcala.

Finalmente, se agrega el regreso de Atlético Morelia de la mano de José Luis Higuera e inversionistas michoacanos, y las dos filiales: Guadalajara y Pumas.

El próximo viernes en la videoconferencia se darán detalles del inicio del torneo que se prevee para la segunda semana de agosto.

Reinventarse o morir es la visión con la que deben de ir a la reunión del próximo viernes los 12 presidentes del extinto Ascenso MX, deben de saber que están en un punto de inflexión en estos momentos y las decisiones que tomen serán trascendentales.

Es el momento de actuar con inteligencia y dejar los egos y divisiones a un lado. Está claro que al actual presidente de la Liga MX, Enrique Bonilla, poco le interesa esta división o realmente son tantas sus ocupaciones en la Liga MX que no tiene tiempo para atender el nacimiento de esta nueva liga.

Pero hay algo cierto, Bonilla no conoce lo que es realmente esta categoría, llámenla como quieran: Segunda División, Ascenso MX, Primera A o Liga de Plata, sentado en la comodidad de su oficina en Toluca o viajando en primera clase, con camionetas de lujo y escoltas, hospedado en los mejores hoteles de las ciudades del ascenso, con acreditación ‘Todo Acceso’ y recibiendo un trato preferencial en todos los aspectos, por la figura que representa.

Pero Bonilla cometió un error en todos estos años, ya que nunca se tomó la delicadeza de comprar un boleto, de entrar a un estadio del Ascenso MX como un aficionado, de sentir y palpar lo que piensan los fanáticos, al presidente de la Liga le faltó ser más terrenal, codearse con la gente de a pie para vivir lo que realmente es una experiencia de ir a un partido de futbol.

Pongo esto como ejemplo porque hoy la naciente liga necesita una persona que conozca fondo, virtudes y bondades de una categoría de ascenso y/o expansión, pero también los puntos en donde hay que mejorar para hacer que esta liga crezca.

Como antaño, en donde el presidente de una categoría en el futbol mexicano era también dirigente de un club, hoy se debe de retomar este punto. El nuevo presidente o director general de esta liga debe de emanar de los representantes de los 12 clubes, quien mejor que ‘uno de ellos’ para conocer a fondo problemas y encontrar soluciones, que mejor que uno de ellos se convierta en el interlocutor con Yon de Luisa, presidente de la FMF, y los presidentes de la Liga MX.

Dentro de los 12 dirigentes hay un presidente que puede cumplir con esa función cabalmente: José Antonio Núñez, actual presidente de Dorados, que es de todos los dirigentes el que más experiencia tiene.

CERCA DE LA MUNDANZA

Esta semana será clave para anunciar el regreso del tradicional equipo Atlante a la ciudad de México tras 13 años de haberse mudado a Cancún, en donde ganó un campeonato de Liga MX, una Concachampions, pero también perdió la categoría en 2014 y no ha podido regresar.

De acuerdo a las fuentes consultadas, las negociaciones con los propietarios del estadio de la Ciudad de los Deportes están en un 90 por ciento, y en los próximos días se cerraría la negociación para que este inmueble recupere el nombre de Estadio Azulgrana.

En el terreno deportivo, el exjugador de Pumas, Cruz Azul, Tigres, Celaya, Atlas, Tecos, Morelia y Monterrey, Jorge Santillana Villaseñor, será el responsable como director deportivo del club.

También los propietarios del equipo decidieron apostar por el regreso a la dirección técnica de Mario García Covalles, ‘Marito’, que entiende perfectamente el ADN azulgrana, al ser Campeón como jugador con los Potros. García inicio su carrera como entrenador en Atlante, fue Campeón de Liga como auxiliar del Profe Cruz, y ahí debutó como entrenador en Primera División. Es decir, Atlante regresa a las bases y tendrá en la dirección técnica a un hombre que ama profundamente a los Potros.