Gerónimo Alberto Zapata, conocido como Wey Zapata, era considerado todo un luchador, pero su vida terminó de manera trágica en el motocross.

Todos estaban sorprendidos por esa recuperación, incluso había vuelto a competir, mostrando gran motivación y pasión por este deporte.

Lo trágico fue que este domingo la alegría se esfumó, ya que en una prueba en la localidad cordobesa San Agustín, Wey Zapata perdió la vida.

El accidente de tránsito se dio cuando en la Ruta Nacional 40, perdió el control, viajaba cansado; su vehículo quedó destruido y él se había salvado de milagro.

En ese mes de noviembre, Zapata trabajó arduamente en su rehabilitación y apenas un mes y un par de días después, el piloto volvía a las pistas.

“Las probabilidades de que volviera a andar en moto para los médicos, los psicólogos y los psiquiatras eran prácticamente cero. Pero yo me mentalice en la recuperación para mejorar día a día mi equilibro y en eso hice mucho hincapié. Los kinesiólogos me decían que no me centralizara tanto en eso, pero yo pensaba en cómo iba a hacer para manejar la moto”, le dijo a Carburando.

Alberto Zapata regresó definitivamente a las pistas, quedó en el lugar 11 y en la siguiente subió al podio.

Sin embargo, no corrió con la misma suerte este domingo, encaró un salto y no pudo controlar su moto en la caída; fue llevado al hospital, pero nada se pudo hacer, falleció a sus 23 años.