La FGR giró orden de aprehensión contra Guillermo Álvarez, presidente del Cruz Azul por los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

El texto señala que la orden fue avalada por un juez federal en el Estado de México en contra de Álvarez Cuevas y otras personas más por los delitos de delincuencia organizada y operaciones realizadas con recursos de procedencia ilícita.

Las otras personas que describe el oficio son Víctor Manuel Garcés, Miguel Eduardo Borrell y Mario Sánchez Álvarez como directivos de la Cruz Azul y quienes habrían ayudado a ocultar recursos de la Cooperativa y dar una apariencia de licitud a las operaciones.

Incluso, el documento también señala que también han girado orden de aprehensión contra Ángel Martín Junquera Sepúlveda, al que la FGR señala como “asesor jurídico externo de la Cooperativa”, que presuntamente se encargaba de diseñar y coordinar el esquema de EFOS (Empresas Fantasmas) que fue utilizado para el desvío de recursos.

La FGR habría contado con ocho testigos clave para develar las operaciones ilícitas de Billy Álvarez, varios de ellos con posiciones administrativas en la Cooperativa. Pero en particular, la solicitud de orden de aprehensión de la FGR, sin mencionarlo expresamente, da a entender que Alfredo Álvarez, hermano de Billy, fue clave para cuadrar el esquema de ilícitos, ya que le habían dado el “criterio de oportunidad” (testigo colaborador).

Los delitos a los que a todos se acusan dan lugar a prisión preventiva oficiosa, además de que la FGR señala que hay riesgo de fuga de todos ellos. De encontrárseles culpables, las penas van de 7 a 22 años de cárcel.28