Eugenio “Keno” Martell fue el Contendiente que abandonó Exatlón el pasado viernes. El regio que pertenecía al equipo Azul reconoce que fue una salida dolorosa, no solamente para él, sino para todo el equipo, debido a los pocos integrantes que quedan.

“Todos lloramos, pero llegar a México y darme cuenta que hay mucha gente que te sigue, que te tiene mucho cariño fue maravilloso. Cuando llegué al aeropuerto de la CDMX había mucha gente, niños, jóvenes, señoras, todos pidiéndome fotos, fue una locura”, comenta en su plática.

Conocer gente fue lo que motivó al ex participante a realizar el casting para el reality deportivo más famoso de México. “Yo ya había visto Exatlón, así cuando me invitaron dije ‘me late’, a mí me gusta conocer personas, así que no batallo para acoplarme, hice muchos amigos, no solo con mi equipo, también con los Rojos”.

El mayor aprendizaje que le dejó la experiencia Exatlón fue conocer su capacidad deportiva y mental. “Todos tenemos esa vocecita que te dice ‘no vas a poder’, pero cuando no le hacemos caso o la logramos dominar es cuando hacemos mejor las cosas o cuando te das cuenta de qué estás hecho, eso fue uno de mis mejores aprendizajes”.

SOLO RIVALIDAD DEPORTIVA

Respecto a la rivalidad deportiva que existe entre los Azules y los Rojos, confesó que solo es durante las competencias. “Todos somos atletas experimentados, toda la vida hemos competido, entonces debemos separar, obviamente en las competencias es otra cosa, hay gritos de más, pero luego de tantos meses de vernos todos los días les tienes cierto cariño, un respeto, y cuando se va algún Rojo hasta los extrañas, se te hace raro no verlo, está bastante loco, pero así es”.