Utilizando una icónica imagen del superhéroe favorito de Marvel Comic’s, Spider-Man, la Hellenic Association of Blood Donors promueve una campaña a través de las redes sociales para fomentar la donación de sangre, “Tú puedes ser el superhéroe de alguien, dona sangre”.

Es gracias a las redes sociales que la práctica de donar sangre se ha vuelto popular en los últimos años y es que gracias a lo viral de este medio es como una persona necesitada puede fácilmente llegar a un gran número de posibles donantes.

No obstante la demanda por este tejido semilíquido sigue siendo alta y es que no cualquiera puede ser donador de sangre y que la sangre almacenada tiene un período de caducidad en el que si no es utilizada debe de ser desechada.

El tiempo que transcurre desde la donación de sangre hasta su transfusión a un paciente debe ser en el menor tiempo posible, comprendiendo un tiempo de entre 12 a 14 horas, la bolsa que contiene la sangre donada debe someterse a un proceso llamado tipaje de la sangre a través del cual se identifica el grupo sanguíneo del donante.

Tras una primera clasificación la bolsa pasa al laboratorio de fraccionamiento y allí se somete a un proceso de centrifugado permitiendo la separación de cada uno de sus componentes (plasma, células sanguíneas y plaquetas).

Los laboratorios de serología e inmunología serán los últimos recorridos realizados por la sangre donada, es aquí donde la sangre es analizada para descartar la existencia de enfermedades como la hepatitis B, sida, sífilis o elevación de transaminasas, a partir de allí y sólo tras haber pasado los más severos controles de seguridad la sangre estará en condiciones de servir a un posible receptor.