Un pastor evangélico de 59 años fue detenido en Brasil por violar a varias de las fieles que iban a su iglesia, Valdeci Sobrino Picanto convencía a las mujeres de que el Espíritu Santo salía de su pene en forma de “leche sagrada”.

Este pastor decía que su pene estaba bendito y que “el Señor lo había consagrado con leche divina del Espíritu Santo”.

“Él nos convenció de que solo Dios podría entrar en nuestras vidas a través de la boca”, explica una de las víctimas, “después de los cultos, el pastor Valdeci llegó a llevarnos a la parte de los fondos de atrás de la iglesia y nos pidió que hiciéramos sexo oral con él hasta que el Espíritu Santo llegara a través de la eyaculación”, dijo.

El pastor se defiende asegurando que se encontró con Jesús en un burdel y le encomendó “difundir la leche sagrada” en todo el estado.

“Tienen en sus manos a un siervo del Señor y no me arrepiento de ello. Espero continuar con mi trabajo”, declaró.