El criminal de guerra húngaro, Laszlo Csatary, considerado el asesino nazi más buscado del mundo hasta su detención hace un año en Budapest, falleció a los 98 años de edad a consecuencia de una neumonía sin ser enjuiciado.

Csatary, quien se encontraba bajo arresto domiciliario a la espera de su juicio, murió el sábado pasado en un hospital de Budapest, informó este lunes a la prensa húngara su abogado Gábor B. Horváth.

El criminal, quien había logrado escapar de la justicia durante décadas, era acusado de crímenes contra la humanidad, incluyendo la deportación a los campos de exterminio nazis de unos 15 mil 700 prisioneros judíos del gueto de Kosice, en Eslovaquia, entre 1941 y 1944.

De hecho, tenía pendiente dos juicios, uno de ellos en Hungría y el otro en Eslovaquia, donde el proceso contra él iba a reabrirse este otoño, Csatary siempre negó las acusaciones señalando que fue simplemente intermediario entre funcionarios húngaros y alemanes pero no estuvo involucrado en ningún crimen.

Durante mucho tiempo el húngaro encabezó la lista de criminales de guerra nazis más buscados del mundo por el Centro Simon Wiesenthal de Jerusalén hasta su detención el 18 de julio de 2012 en Budapest.